Saltar al contenido

Charlatán (Šarlatán) (***)

10 agosto 2021
Charlatán

Hierbas curativas

Desde muy joven, a Jan Mikolášek le fascinaron las plantas y sus propiedades medicinales. Pronto, se convirtió en uno de los mayores “sanadores» de su tiempo. Su popularidad acabó por irritar a las autoridades políticas. Acusado de ser un curandero charlatán tuvo que demostrar la validez de su ciencia durante un juicio.

Curioso personaje el eje de este biopic dirigido por la septuagenaria Agnieszka Holland, toda una referencia del cine continental. El film gozó de una exhibición especial en Berlín y fue candidato al Oscar y a la mejor dirección en los Premios del Cine Europeo. Comienza en los años 30, con la muerte del presidente Antonin Zápotocký, y se extiende hasta después de la II Guerra Mundial. Se deja el final en el aire, sin el veredicto tras la acusación que pesaba sobre el protagonista por ser un charlatán que se enriqueció con la buena fe de sus pacientes.

Era poco más que un adolescente cuando Jan Mikolášek estaba convencido de que tenía un poder especial. No tardó en aprender al lado de una curandera y comenzó a investigar el poder de las plantas. Siempre le habían fascinado sus posibilidades medicinales, especialmente cuando se las combinaba.  Así, este hombre de extremado celo religioso, se convirtió en uno de los más importantes sanadores de su tiempo.

Trató a ricos y pobres, ejerció ayuda humanitaria y supo remitir dolencias de primeros ministros, altos cargos del nazismo, incluso a Martin Bormann, mano derecha de Hitler, y muchos compatriotas. Tuvo una serie de ayudantes que le ayudaban a preparar sus remedios, siempre a base de plantas, y consiguió un importante peculio. Lo más curioso era la fórmula que empleaba para el diagnóstico. Colocaba la orina del paciente al trasluz y diagnosticaba su enfermedad. Pasó exámenes de convalidación y poseía un título acreditativo.

El oráculo de la medicina, como llegó a ser conocido, tenía una experiencia que desembocaba en pronósticos casi siempre exactos. Sus remedios no le iban a la zaga, pero con el cambio de régimen cayó en desgracia y fue llevado a juicio. Se le acusaba de la misma palabra con la que se titula esta producción: charlatán. La base principal era una prescripción poco afortunada.

El guion de Marek Epstein se centra tanto en sus prácticas como el amor que mantuvo con un ayudante más estrecho, Frantisek Palko –Juraj Loj-, hasta el punto de indicarle una pócima para que su esposa abortase. Era muy exigente en ese aspecto y quería a su amante para él a todas horas por mucho que mantuvieran su relación al margen de los demás. La historia aparece como bastante simplificada con respecto a la realidad, y pesa tanto en la misma el aspecto sexual como las vivencias profesionales de Jan Mikolášek –Ivan Trojan-.

Introduciendo demasiados flashbacks, Holland no mejora los aspectos menos atractivos del guion. Los colores de su puesta en escena son tan fríos como su personaje central. En modo alguno sentimos empatía con respecto a él. Incluso, hay un par de secuencias en los que se aleja del mínimo afecto por parte del espectador. Abunda en la percepción de un tipo sin escrúpulos y egoísta por mucho que hiciera favores o que acertase siempre con sus diagnósticos.

Se pone de manifiesto a las primeras de cambio, cuando un familiar muy próximo le pide ayuda. Peor es lo que sucede durante el juicio, ya que carga toda la responsabilidad en Palko quien, a juzgar por el comportamiento de su jefe y pareja en la clandestinidad, debiera de haberlo abandona bastante tiempo antes. Un tipo, en fin, que pudiera merecer la pena como sanador, pero que resultaba detestable como persona, aun a pesar de su religiosidad.

El relato es un acierto en la descripción de las impurezas humanas. Le ayuda una interpretación que le fortalece, tanto como la puesta en escena de su directora. Aun así, anotamos cierta falta de riesgo en ese capítulo. Es demasiado académico, muy clásico, lo que contribuye al distanciamiento global.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: