Saltar al contenido

La patrulla canina (Paw Patrol: The Movie) (**1/2)

29 agosto 2021
La Patrulla Canina: La película

La ciudad los reclama

La Patrulla Canina está en marcha. Cuando Humdinger, su mayor rival, se convierte en alcalde de la cercana Ciudad Aventura y empieza a causar estragos, Ryder y los heroicos cachorros se ponen en marcha para enfrentarse a este nuevo desafío. El equipo encuentra ayuda en una nueva aliada, la inteligente perrita salchicha Liberty.

La serie televisiva de animación creada en Canadá en 2013 tiene un nuevo apéndice cinematográfico. Carl Brunker, responsable de la secuela de Operación Cacahuete ha sido el encargado de dotar a esta nueva historia de mucho colorido, optimismo y una importante dosis de aventura que debe complacer al público al que va dirigido, los más pequeños de la casa. Desde ese punto de vista, hay poco que objetar, ya que suma los ingredientes necesarios para que ellos lo disfruten por mucho que a nosotros se nos antoje demasiado infantil.

Brunker trata este argumento casi como si fuera una película de súper héroes, amasada con un estilo próximo al manga. O Como si James Bond se hubiera ramificado en un chaval de diez años y seis adorables cachorros. Con una escena entre los créditos finales y una secuencia inicial que sirve para demostrarnos las habilidades de los protagonistas, el film mantiene el espíritu de la serie. Se exalta el trabajo en equipo y la camaradería.

Ryder, un inteligente muchacho de diez años experto en todo tipo de tecnología, es quien dirige la Patrulla Canina –Paw Patrol-. Inicialmente, eran media docena de cachorros, cada uno con sus habilidades, aunque en la pequeña pantalla el número fue creciendo. En este caso, a los elementos iniciales se une una perrita salchicha que es quien llama la atención de los protagonistas para enfrentarse a quien es su mayor enemigo, Humdinger, convertido en el nuevo alcalde de Ciudad Aventura.

Antes, asistimos al rescate de un hombre a punto de precipitarse al volante de su enorme camión por un puente de gran altitud. Sirve para demostrar que cada miembro de la patrulla posee sus propias habilidades y atributos. Más adelante, cuando acuden a la vecina ciudad para poner las cosas en su sitio, disfrutamos de su nueva sede, de sus vehículos y de la forma en que a cada uno de ellos se les provee de su uniforme y su clásica mochila personal para impartir el bien.

Humdinger ha accedido a la alcaldía de manera fraudulenta. Terminó como único candidato y solo desea ser reconocido por sus convecinos como el gran prohombre que no es. Desde el consistorio pretende enriquecerse todavía más, hundir a cualquiera que le contradiga y, desde luego, odia a los perros porque lo suyo son los gatos. Tiene a varios como mascotas. La historia, por tanto, resulta bastante convencional, pero se disfruta con su colorido y los aspectos que rodean la aventura.

El conjunto es resultón y hasta convincente, aunque las novedades se hayan quedado en el tintero. Los chavales se divertirán con las acciones de los cachorros protagonistas. Los mayores, si están atentos, también podrán esbozar alguna sonrisa, al tiempo que se sorprenderán por el entorno gráfico en el que se desarrolla. La ciudad, abigarrada a causa de sus enormes rascacielos, parece una mezcla claustrofóbica entre Chicago y Nueva York. Los atascos son constantes y los contratiempos no se quedan atrás.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: