Saltar al contenido

Sin tiempo para morir (No Time to Die) (***1/2)

1 octubre 2021
Sin tiempo para morir

La despedida de Daniel Craig

Bond ha dejado el servicio secreto, pero su calma no va a durar mucho tiempo. Un amigo de la CIA aparece para pedirle ayuda. La misión de rescatar a un científico secuestrado resulta ser mucho más arriesgada de lo esperado, y lleva a 007 tras la pista de un misterioso villano armado con una nueva y peligrosa tecnología.

Resulta que James Bond se ha retirado y ya no pertenece al MI6. Es una cuestión de números, y el suyo pasa a poder de Nomi -Lashana Lynch-. Además, el agente secreto creado por Ian Fleming aparece felizmente casado con la doctora Madeleine Swann -Léa Seydoux-, una mujer francesa huérfana desde su más tierna infancia debido al asesinato de sus padres. Esta vez, la entrada del film, que habitualmente ha deparado secuencias espectaculares, se lleva a cabo en una atractiva localidad italiana que da paso al retiro del protagonista en la isla de Jamaica.

Enseguida vemos cambios que rompen con la tradición. Los créditos no muestran imágenes de cuerpos femeninos desplazándose por la pantalla. El cineasta Cary Jojy Fukunaga aporta su granito de arena. Queda patente más adelante, con algunos planos secuencias poco habituales en los veinticuatro títulos anteriores de 007 y por la disminución de bellos escenarios. En la última entrega de Daniel Craig le proporciona una despedida digna, aunque se muestre menos ácido y su vestuario diste casi siempre de ser tan elegante como nos tiene acostumbrados.

La tranquilidad del retiro de Bond se acaba definitivamente cuando entra en escena su amigo Félix Leiter -Jeffrey Wright-, un agente de la CIA a quien considera su hermano. Le pide que saque de Cuba al científico Valdo Obruchev -David Dencik-, que tiene en sus manos un arma poderosa y diferente para acabar con la Humanidad. Es un virus de laboratorio que mata a cualquier persona que tenga el más mínimo roce con el portador.

En la ciudad de Santiago es la única vez que vemos a Bond con esmoquin, y le acompaña una sexy Ana de Armas que proporciona un subidón a la propuesta. Desde ese momento, la historia pierde cierta originalidad. Parece aproximarse a los grandes momentos de 007, con especial mención al doctor No. Aunque el metraje se va hasta los 163 minutos hay tantas lagunas que rellenar en el guion que bien pudiera haberse convertido en serie televisiva.

No importa que se cree una disputa entre japoneses, chinos, norteamericanos y británicos, porque se pasa de soslayo. Lo que incumbe es la acción, que no decae en ningún momento pese a que nos encontremos con un personaje principal más trascendente y reflexivo. Llega a un punto en el que parece anacrónico, y lo mismo podría decirse de M -Ralph Fiennes-. En un mundo cada vez más dominado por las mujeres son ellas quienes llevan la voz cantante a excepción del misógino Safin -Remi Malek-, villano de turno.

Las sorpresas no dejan de atraparnos a lo largo de la proyección, hasta desembocar en un final emocionante. La partitura de Hans Zimmer nos envuelve, y el reparto aporta mucho. Christoph Waltz, por ejemplo, tiene solo una secuencia para lucirse, y tanto Moneypenny como Q –Naomie Harris y Ben Whishaw, respetivamente-, añaden su buen hacer a una historia en la que Bond es fiel a sus constantes, incluido el Martini mezclado, no agitado, o la forma de decir su nombre.

Por sí solo, el argumento es atractivo. Hay que sumarle explosiones, tiroteos, peleas, persecuciones automovilísticas o en moto… Cualquier ingrediente que se quiera encontrar en un film de acción con ínfulas de ser algo más se cita en esta combinación. Sus bajones, que los hay, se deben más a las concesiones que se buscan con Spectre y a los mencionados guiños a presentaciones anteriores. La mayor parte se quedan en tierra de nadie y no dan para constituir una antología

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: