Saltar al contenido

Venom: Habrá matanza (Venom: Let There Be Carnage) (**)

15 octubre 2021
Venom: Habrá matanza

El protector letal

Eddie Brock y su simbionte Venom todavía están intentando descubrir la manera de convivir cuando un preso que está en el corredor de la muerte se infecta con un simbionte propio. Le espera la silla eléctrica por culpa del propio Brock y ahora está esperando venganza mientras trata de recuperar al amor de su vida.

Como el personaje de Marvel que nos ocupa, también tengo un sentimiento encontrado y no sé si seré capaz de llegar a una convivencia entre ambos polos. Por un lado, esta segunda entrega de Venom no deja de ser una película se súper héroes. Como tal, hay que valorar los efectos especiales, pasar por alto las deficiencias del guion y hacer digerible una historia que, en este caso, es simple y con algún contrasentido.

Tom Hardy, también coguionista y coproductor, vuelve a encargarse de Eddie Brock, que debe de aprender a convivir con su simbionte. Ambos quieren ser el principal protagonista y lo que ha conseguido el humano es que su otro yo acepte alimentarse de gallinas y chocolate para dejar a un lado los sesos de los mortales. El periodista vive horas bajas en su profesión. Entre otras cosas, porque en el momento presente la prensa escrita está de bajón. Sin embargo, tiene la posibilidad de regresar a lo más alto.

Para ello, debe aceptar el trato ofrecido por un condenado en el corredor de la muerte, Cletus Kasady -Woody Harrelson-, que también alberga otro simbionte. Le dirá el paradero de sus víctimas a cambio de que publique en su columna unos versos crípticos. Afirma que los asesinos en serie son queridos por el gran público y sostiene que su único deseo es la venganza después de haber soportado una infancia terrible. Al escaparse con la ayuda de su monstruo va en busca de su amada desde el correccional, Frances Barrison -Naomie Harris-.

Ella tiene el atributo de provocar un ultrasonido que lleva al límite a los seres humanos y destruye los enseres. Pero esa es otra historia, porque dentro de la dualidad a la que nos vemos afectados, está la parte cómica. Juzgamos una película de acción, una producción de género fantástico y una secuela. Sin embargo, ante todo es una comedia. Solo así se pueden explicar ciertas líneas de guion que resultan flácidas, así como ciertas propuestas que se nos antojarían histriónicas o alejadas del sentido común si no fuesen juzgadas desde el humor.

Desde ese punto de vista entendemos la presencia del detective Mulligan -Stephen Graham-, o la de Mrs. Chen -Peggy Lu-, que provee de chocolate a Venom. De igual forma, no deja de ser estridente la relación de Brock con Anne Weying y el compromiso de ésta con el doctor Dan Lewis -Reid Scott-. Quien sale perdiendo en todo ello es Michelle Williams, cuyo personaje no le permite el más mínimo lucimiento. Una pena. Contrasta con la buena aportación del siempre eficiente y creíble Tom Hardy, y el sendero hacia un definitivo protector letal.

Andy Serkis ha sido el encargado de dirigir esta producción de efectos especiales casi siempre impactante y algunos decorados menos valiosos. El enfrentamiento final entre Venom y su antagonista rojo es brillante y no deja de inclinarse hacia la comedia. Vamos a morir, le dice su simbionte a Brock. Con la ayuda del director de fotografía Robert Richardson el responsable final de este título ha sacado a sus personajes de la oscuridad. La iluminación consigue que no perdamos detalle, e incluso los planos nocturnos de Los Ángeles resultan brillantes.

Como Don Quijote y Sancho Panza, Venom y Brock están condenados a entenderse. Uno pone la reflexión y el otro la efusividad, aunque los papeles parecen cambiados. La película acusa el cansancio de las historias de súper héroes, pero hay algo que la diferencia. No se trata de salvar el mundo, y sí de un enfrentamiento interior mientras las historias de amor se hacen notar. Y entre créditos, con la aparición de Spiderman, tiene lugar una importante revelación. No hay que perderse esa secuencia tras un tema musical que está pensado para llegar al Oscar.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: