Saltar al contenido

Érase un a vez en Euskadi (***)

27 octubre 2021
Érase una vez en Euskadi

Rodeados por la tragedia

Euskadi 1985. El colegio ha terminado, por fin llegan las ansiadas vacaciones. Cuatro amigos de doce años reciben expectantes la llegada de un verano en un entorno antiguo, luchador y convulso. Una pequeña localidad transformada en un laberinto de paredes grafiteras, donde rebotan las pelotas de goma y los sueños de libertad.

No se puede negar que esta ópera prima del guipuzcoano Manu Gómez está basada en propias experiencias personales. Quizá no se trate de una obra autobiográfica, pero sí que recoge el entorno y circunstancias vividas en una pequeña localidad vasca cuando él tenía la edad de sus protagonistas. Cuatro chavales de doce años unidos por la amistad de un barrio humilde y la compenetración de ser compañeros de clase e hijos de familias emigrantes.

El verano está a punto de comenzar y cada cual tiene sus referentes. Uno de ellos sabe que no llegará a ser un ciclista brillante y se inventa en cada prueba en la que participa diversos accidentes. Otros dos se miran en sus respectivos hermanos. Ambos son diferentes porque si uno se inclina a la drogadicción con el sida en el horizonte, el otro se deja ver en manifestaciones y se muestra afín a las acciones de la banda terrorista ETA. El cuarto está obsesionado por una peluquera de color mientras reniega de su peinado.

Cuando ellos son protagonistas, la película tiende a la comedia y a la ilusión, pero sus esperanzas se verán truncadas por muy diferentes motivos. Principalmente, porque sus referentes se esfuman como si de un número de magia se tratase. No sueñan con un futuro porque el presente no les regala apenas nada. Apenas pocos aprobados, unas películas porno alquiladas a hurtadillas y la esperanza de un verano satisfactorio.

En el otro lado están los adultos. Por medio de ellos, Manu Gómez toca muchos aspectos, ya sean sociales o políticos. Grupos de gente, preferentemente jóvenes ondean ikurriñas. al grito de libertad para los presos. La peluquera sufre malos tratos por parte del hombre que vive con ella y en las fábricas se anuncian huelgas que han de ser respaldadas hasta por aquellos que necesitan dinero para mejorar su nivel familiar.

Los grafitis invaden las paredes y no faltan las pelotas de goma, que los chavales recogen como divertimento. Prácticamente, son ajenos a la convulsión reinante y en su inocencia se exponen mucho más de lo que debieran. Pese a todo, el cielo se muestra plomizo. Llueve cuando hay necesidad de sol y la muerte ronda por doquier en varias formas de atracción. A mediados de los años 80 solo hay riesgo y dolor.

El autor no carga las tintas. Lo mismo habla de los maquetos, aquellos que han llegado de fuera de Euskadi para trabajar y que se piensan que por ponerse una txapela ya son vascos, que de los homenajes a asesinos. Un hombre que no encuentra trabajo por su edad es empleado en el ayuntamiento después de que su hijo haya fallecido al colocar una bomba lapa. Reflejo de tensiones al límite en los años de plomo sin que los chavales protagonistas fueran plenamente conscientes de ello.

Son niños, y la película no trata de un despertar a fuerza de golpes. Al menos, así lo explica la secuencia final. Forman parte del ambiente por mucho que parezcan anacrónicos. Un relato descrito con crudeza y dos vertientes, la de la inocencia y la de la dura realidad. A veces, no congenian bien la pantalla, y aunque la película va a más le cuesta unir ambos aspectos. Se nutre de pinceladas, de pequeñas referencias que el espectador descubre al instante. Puede que quisiera abarcar demasiado y por eso hay momentos en que cuesta digerirla.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: