Saltar al contenido

Way Down (**1/2)

9 noviembre 2021
Way Down

Robo en el banco de España

La leyenda de que el Banco de España es inexpugnable y no se puede atracar no asusta a Thom Johnson, el brillante y joven ingeniero reclutado para averiguar cómo acceder a su interior. El objetivo es un pequeño tesoro que va a estar depositado en el banco solo diez días y coincide con la fase final del Mundial de fútbol.

Walter y su equipo han rescatado del fondo del mar los tesoros que albergaba un galeón español. Entre ellos, un cofre que contenía tres valiosas monedas que podrían reportar varias decenas de millones de euros. Cuando el Tribunal de La Haya considera que el hallazgo es propiedad de la Corona española, decide recuperar esa parte del botín cueste lo que cueste. La empresa no es fácil, puesto que estará depositado durante solo diez días en la cámara acorazada del Banco de España, un lugar considerado impenetrable.

Para superar las dificultades intenta convencer a un joven ingeniero cuya mente brillante es tentada por las grandes corporaciones petrolíferas con sueldos de seis ceros y un despacho en la City londinense desde el que podría dirigir a su equipo. Aceptamos, y es mucho aceptar, que Thom Johnson -Freddie Highmore- acepta unirse a la banda encabezada por Walter -Liam Cunningham-. Se trata de un chaval que piensa en favorecer a los desprotegidos más que a las multinacionales y su participación en el robo habría que ponerla en entredicho.

Lo primero que deben solucionar es el sistema de seguridad de la cámara acorazada. No se trata de una técnica moderna, puesto que data, al menos, de los primeros años del pasado siglo. La inteligencia y la habilidad de pensamiento de Tom es suficiente para solucionar ese problema, mientras que tanto él como el resto del equipo tendrán que superar la dedicación del jefe de seguridad del banco -Jose Coronado-. Para ello cuentan con la pericia de un experto informático y el respaldo de Simón -Luis Tosar- y de Lorraine -Astrid Bergès Frisbey-.

La historia respeta a pies juntillas las premisas de un film de atracos. Con algunas evidentes contradicciones, la emoción está asegurada porque se nutre de elementos diferenciadores. Interesa el plan de ataque al tesoro, pero también el de huida. Como es lógico, se presentan las dificultades inherentes, pero también cuentan con un aliado capaz de minimizar el hecho de que el Cuartel General del Ejército de Tierra está al otro lado de la calle. Nada menos que multitud agolpada en torno a las pantallas gigantes para ver el Mundial de Sudáfrica.

Gracias al desconocido y original sistema anti robo del Banco de España, la película gana en interés. Jaume Balagueró ha aparcado sus historias relacionadas con el terror para sumergirse en un thriller con evidente atractivo, pero en el que no saca el mejor partido a sus intérpretes. Especialmente, Freddie Highmore parece más capacitado para ser un buen doctor en la serie televisiva que para sacar adelante un personaje algo más rico en matices.

El guion deja cabos sueltos que el espectador imagina, como la atracción que surge entre Tom y Lorraine, que no llega a consolidarse. La presencia de James -Sam Riley- es sospechosa desde el inicio y las conversaciones entre Walter y la representante del Gobierno de Su Majestad, Margaret -Famke Janssen- resultan insustanciales. Por el contrario, todo lo que rodea al robo es mucho más significativo. Mantiene el interés y cuenta con llamativas soluciones técnicas que valoran el conjunto en positivo.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: