Saltar al contenido

El poder del perro (The Power of Dog) (***1/2)

19 noviembre 2021
El poder del perro

El western tiene más caras

Los hermanos Burbank son copropietarios de un enorme rancho en Montana. Cuando George se casa en secreto con una viuda del pueblo, Phil, sorprendido y furioso, lleva a cabo una guerra sádica e implacable para destruirla por completo usando a su afeminado hijo como peón.

La novela de Thomas Savage, ambientada en Montana durante 1924, se ha convertido en un best seller. Jane Campion, la cineasta a quien todos recordamos por El piano, entre otros filmes, se ha responsabilizado de esta adaptación. Cuenta, además, con un Benedict Cumberbatch imparable, que firma una actuación descomunal bien secundado por sus compañeros de reparto. Tanto Jesse Plemons, en un rol más contenido como Kirsten Dunst y Kodi Smit-McPhee completan un cuarteto de lujo.

Los hermanos Burbank son copropietarios de un importante rancho y representan dos caracteres opuestos. Phil es un vaquero altivo, elegante en sus acciones y cruel. George es más taimado. Aquel es fiel a la tradición y el otro asume el papel de una adaptación lógica a los tiempos. Cuando George se desposa con Rose, una viuda del pueblo, se produce un auténtico terremoto, impulsado por la presencia del hijo de ella, Peter, un muchacho afeminado y estudioso.

Inicialmente, Phil arremete contra el chico y alienta a sus trabajadores para que eleven el nivel de sus chanzas. Casi sin darnos cuenta, lo toma bajo su protección en un juego difícil de concretar. Es muy débil la línea que separa el hecho de que el cowboy tradicional ejerza de maestro o que es el chaval inteligente quien lo maneja a su antojo. Máxime, cuando descubre sentimientos contradictorios en su interior con referencia a quien fuese su mentor, un mitificado Bronco Henry, el mejor entre los suyos que haya conocido jamás.

Esa ambivalencia la desarrolla con éxito su autora a lo largo de todo el film. Primero, con los dos hermanos. Llevan desde niños trabajando juntos, pero son muy diferentes y mantienen sus reticencias. Después, tras el enlace secreto con Rose, Phil quiere destruir un matrimonio que conduce a su cuñada a la bebida. Por último, cuando arremete contra Peter y sus acciones terminan rebotando en su interior para crear un conflicto inesperado.

Campion se luce una vez más con sus planos imaginativos, reproduciendo en su Australia natal un escenario plausible. Fiel a su estilo, la acción se acelera por momentos y en otros permanece más pausada. Depende de la situación en cada momento de los personajes que la puesta en escena discurra acorde con la situación y los sentimientos de cada uno de ellos. No se puede hablar de un western crepuscular al estilo de Clint Eastwood. Es más una radiografía, hasta hace poco impensable, que ha aportado el western más moderno.

La homosexualidad está presente, pero también late a diferente ritmo, como el resto de la propuesta. Lo que se presenta de manera irrefutable es que hay emociones más allá de los estereotipos. Que no todo es blanco o negro y que las fronteras que marcan, tanto las acciones como los sentimientos muchas veces resultan casi imposible de delimitar. En este caso, Netflix respalda un proyecto que nos reconcilia con un género de capa caída en las últimas décadas, pero que todavía tiene mucho que ofrecer.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: