Saltar al contenido

Zona 414 (Zone 414) (*)

19 noviembre 2021
Zona 414

Reservado para el placer

Ambientado en un futuro cercano y más concretamente en una colonia de robots humanoides de última generación. Cuando la hija de su creador desaparece, contrata a un investigador privado para que la traiga a casa. Así se unirá a una inteligencia artificial muy avanzada y con conciencia de sí misma, para encontrar a la chica desaparecida.

La Zona 414 es un área dedicada al placer, pero con un punto muy avanzado. Sus ocupantes, salvo quienes se encargan de la seguridad y de otros menesteres, son robots. Los clientes, que gozan de una buena posición económica, o de ahorros importantes, se sumergen de lleno en un mundo de inteligencia artificial. Es un paraíso del placer donde puedes encontrar solaz con aquel o aquella que más te apetezca. La discreción es su primer mandamiento.

Esa Ciudad de los Robots ha sido creada por una pareja de hermanos, Marlon y Joseph Veidt que viven en una mansión asentada en el lujo. Su interior no puede ser más barroco, con pinturas clásicas y modernas, grandes lámparas y muebles de anticuario. Hasta ella llega David Carmichael -Guy Pearce-, un ex policía, que supera una entrevista de trabajo muy peculiar. Necesita dinero y esa es su baza principal. De esta forma, recibe el encargo de encontrar a la hija del creador de ese mundo cibernético, que ha desaparecido tras internarse en él.

Su principal contacto em la Zona 414 será Jane -Matilda Lutz-, un personaje con una inteligencia artificial muy avanzada que le guiará por ese microcosmos laberíntico. Una vez que la chica desaparecida aparece muerta, David ha terminado aparentemente su trabajo, pero hay algo con lo que no está satisfecho. Decide seguir investigando por su cuenta para comprobar de motu proprio cual es el verdadero propósito de ese submundo.

Dirigida por el británico Andrew Baid, el film se erige como una consecuencia de títulos precedentes como Blade Runner o Ghost in the Shell. En ningún momento llega a tener la espectacular puesta en escena visionaria de ambas. La historia se queda a años luz de la protagonizada por Harrison Ford, y las posibles derivaciones metafísicas se ahogan en beneficio de un thriller que termina siendo vulgar.

Los personajes no consiguen llenarnos y la acción se desarrolla en base a una propuesta que se intenta llevar al límite y se queda simplemente en abigarrada y rococó. Como argumento de ciencia ficción no puede competir con los clásicos. Propone una aventura que traslada al mundo cibernético como tambin pudiera suceder en el barrio chino de cualquier metrópoli. Sirve para pasar el rato y no para perdurar.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: