Saltar al contenido

El refugio (-)

26 noviembre 2021
El refugio

Tenemos apagón

Una estrella de cine que ya está de vuelta y un galán emergente que está dispuesto a ocupar su sitio coinciden junto a un representante buscavidas en un hotel de montaña. Junto a otros diversos personajes relacionados con ellos y con la dueña del establecimiento, sufrirán las consecuencias de un gran temporal.

Con el respaldo de la productora de Santiago Segura, la madrileña Macarena Astorga ha sido la encargada de rodar una historia sin pies ni cabeza que no consigue ni siquiera igualar a su anterior film, la mediocre La casa del caracol. Ni el montaje, ni la interpretación de esta comedia coral ni la puesta en escena merecen ser tenidas en cuenta en una película que cuenta con el respaldo financiero de compañías de España y de Perú. La acción se desarrolla durante un fin de semana en vísperas de Navidad.

La historia nos presenta a Luismi -Leo Harlem-, un representante de actores que tiene en nómina a Antonio Rojas -Carlos Alcántara-, un popular actor que ya está de vuelta. En su próxima película, en la que encarnará al héroe que le ha dado fama, un sucedáneo de Indiana Jones, interpretará al padre de un galán joven, Fede Guerra -David Guapo-, que será su relevo en el futuro. Es algo que le incomoda y le pide a Luismi que intervenga. Cuando su manager se entera de que ambos coincidirán en un hotel de montaña, decide presentarse en él.

Debe de tener el don de la ubicuidad, porque tarda menos que el AVE en arrancar para llegar a El Refugio, el local en cuestión. Está regentado por Estrella – Loles León-, quien tiene como único empleado a Hilario -Antonio Dechent-, un tipo fisgón y dejado, pero que vale para todo y a la vez para nada. Podría haber sido una comedia de situación con algún detalle de aventura, pero el hecho de que Luismi les narre la historia a sus nietos -Luna y Rubén Fulgencio- pretende volcarla hacia una historia familiar sin apenas sentido.

Los niños aparecen como nietos de Estrella, que a su vez recibe la visita de su alocada hermana Lola -María Barranco-, a quien también acompaña su propio nieto, un acérrimo aficionado a la fotografía. Ella quiere triunfar con una disciplina en la que mezcla yoga y fengshui. Por su parte, Fede Guerra, viene acompañado por su actual pareja y monitora personal -Sara Sálamo- y se encuentra con su ex y comunity manager –Mariam Hernández-. Desconozco por qué extraña razón deberán dormir los tres juntos, aunque no lo hagan revueltos.

También es milagroso que, cuando llega el apagón a causa de una gran tormenta, las luces navideñas sigan encendidas. Para colmo, el desaguisado se completa con un cierto halo de misterio debido al cliente de una habituación que un día desapareció sin más, y de una figura extraña que asocian con el yeti. Un batiburrillo digno de un intrigante vodevil que pierde esos dos atributos desde la primera secuencia.

No discuto que El refugio pueda convertirse en la comedia de las Navidades. Cosas más extrañas se han visto y que, por alguna extraña ecuación o mandato divino, se coloque a frente de la taquilla. Sin duda, los nombres de Leo Harlem y Loles León deben de acompañar ese reto. Ninguno cumple su mejor actuación en esta propuesta con muchas posibilidades, pero que, cinematográficamente, cualquiera de ellas no pasa por el resulta final.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: