Saltar al contenido

Noche de fuego (***1/2)

17 enero 2022
Noche de fuego

En una región montañosa del norte de México repleta de amapolas, tres niñas se refugian en su amistad para sobrellevar las tragedias provocadas por un cártel de la droga. Así llegan a una adolescencia marcada por la incertidumbre y en la que los riesgos se suceden cada día.

Para su primer título de ficción, después de cuatro documentales, Tatiana Huezo adaptó libremente una novela de Jennifer Clement. Recurre a esta escritora nacida en Connecticut, aunque de raíces mexicanas para contarnos la incertidumbre con la que viven las niñas en la sierra norte del país, muy cerca de la frontera de Estados Unidos. Así, Oraciones por los robados, se ha transformado en Noche de fuego, el film seleccionado para representar a su filmografía en los Oscar de Hollywood.

De inicio, vemos a una niña, de alrededor de seis años, ayudando a su madre a cavar un agujero en la tierra donde se colocará de inmediato. Luego sabremos que será el escondite ideal cuando, al llegar a la adolescencia, vengan a buscarla. En una región controlada por un cártel mafioso, en la que los federales son corruptos, aunque mantengan mínimos enfrentamientos, la droga y la trata de blancas están a la orden del día.

La escolarización va a impulsos, dependiendo de si los maestros aceptar dar clase en ese lugar. Para encontrar cobertura, los vecinos de la pequeña localidad suben en masa a las montañas. Las mujeres alternan sus quehaceres domésticos con los campos de amapolas en los que recogen el opio; los hombres trabajan en una cantera próxima. En ambos casos, la edad resulta indiferente. El silencio sobre lo que sucede a su alrededor marca la pauta. Aparecen cadáveres y desaparecen niñas. Los hogares quedan tal como si estuvieran preparados para el regreso.

Es una danza macabra la de los moradores, especialmente para quienes tienen hijas. Es el caso de Rita -Mayra Batalla-, cuyo marido trabaja al otro lado de la frontera y rara vez manda dinero o se pone al teléfono. Es la madre de Ana, para quien ha construido el refugio que cubre con enseres destartalados cuando se utiliza. El miedo, mejor sería decir el terror, flota en el ambiente. La pequeña no es ajeno a ello, si bien lo olvida por momentos jugando con sus amigas María y Paula, y con el hermano de aquella.

Las niñas cumplen trece años y el peligro es todavía mayor. La mejor solución será marcharse, buscar un futuro al otro lado. La otra opción es vivir con pánico. La muerte o la desaparición acecha a cada esquina. ¿Qué haremos las demás cuando una de nosotros no esté?, se preguntan entre juegos infantiles y miradas llenas de tristeza y nula esperanza. Con la excusa de los piojos, a las pequeñas les cortan el pelo para que parezcan andróginos. Tengo un hijo, no una hija, insiste Rita cuando la situación llega a un nivel trágico.

Tatiana Huezo denuncia con acierto la situación de unas mujeres que se saben condenadas a morir jóvenes. Nadie se preocupa por ellas y tampoco parecen poseer la fuerza necesaria para invertir el drama. La presencia de los federales no es menos arriesgada que la de los asalariados del cártel. El Gobierno lanza veneno cuando fumiga los campos. Tan inseguro como la cantera, o como el propio rapto.

La directora intenta rebajar la tensión centrándose en las tres chicas. No puede. Flota en el ambiente tanta miseria y tanta inseguridad que hasta se respira en el patio de butacas. Un mérito innegable de la puesta en escena, que envuelve el relato con las notas justas, aunque a veces se explaye en las partes más dulces, que nos hace compartir el sufrimiento y las emociones con sus protagonistas.

De paso, y de forma nada velada, tampoco deja pasar la ocasión para poner de relieve otras realidades dolorosas. Desde la explotación infantil a la escasa ayuda estatal para combatir el analfabetismo o reprimir los exagerados excesos de los cárteles. Son los que menos tienen quienes se muestran más respetuosos. Esa es la bicicleta de Paula -una niña desaparecida-. Tienes que devolverla. Y así es, aunque se quede en el patio, como las vacas, de un hogar sin lujos en el que todo está dispuesto para el regreso de una familia que nunca se producirá.

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: