Saltar al contenido

Contando ovejas (5,2/10)

16 abril 2022
Contando ovejas

Ernesto es un joven solitario, infravalorado por la gente que le rodea, especialmente por su vecino Leandro, un peligroso traficante de droga. Todo cambiará con la aparición de tres peculiares compañeros de piso que tratarán que recupere la autoestima perdida y haga realidad todos sus sueños, sin importar ni los medios ni las consecuencias.

Con su primer corto, El desván, José Corral Llorente fue nominado al Goya en la categoría de animación. En el inicio de lo que supone su primer largo, vemos a unas ovejas saltando una valla mientras una voz en off cuenta hasta veinticinco y más allá. Corresponde a la de Ernesto -Eneko Sagardoy-, un personaje solitario y refugiado en sí mismo, que ejerce como portero de una finca urbana propiedad de Doña Juana -Consuelo Trujillo-

El edificio tiene múltiples deficiencias que él debe subsanar, aunque no sabe o no se aplica. Es un inquilino más del inmueble supuestamente periférico cuyos moradores son extravagantes y variopintos. Hay una pareja gay que viste con ropas de mujer o colores chillones, y quien organiza fiestas constantes; pero el más significativo es Leandro -Juan Grandinetti-, un camello con clientes de muy variada condición. Entre ellos, Paola -Natalia de Molina-, una mujer habitual en las portadas de las revistas y con la que mantiene un tórrido e interesado romance.

Ernesto es observador y se interesa especialmente por las mujeres. Desde Paola hasta la recién llegada  Laura -María Fernanda Valera-, cuidadora de Doña Juana. No tarda, impulsado por su subconsciente, que son tres animales lanares de juguete elaborados por él, en enseñarle su cuarto. Le muestra sus diseños, también una película animada sin terminar, y en especial a sus tres ovejas: Napoleón, Platón y Metus. Pero, sobre todo, nos interesa su insomnio y su esquizofrenia. La misma que le lleva a convertirse en un asesino en serie.

En su locura, cree que son los animales, convertidos a tamaño natural, quienes llevan a cabo los crímenes. La historia, que se construye bajo los parámetros de una comedia negra, se transforma en un relato de corte fantástico en el que se funde la demencia con la realidad en un ambiente cerrado mientras en el exterior cae una lluvia impenitente. Probablemente, la marcha de su perro ha desencadenado los acontecimientos, o ha despertado en el protagonista todo un mundo interior que necesitaba expresarse de alguna manera.

José Corral Llorente construye un relato original y con tintes asfixiantes. Una ópera prima estimulante más en su concepción que en su puesta en escena. Le cuesta encontrar un ritmo narrativo que llegue con interés al espectador a pesar de una elaboración cuidada al detalle. Mueve la cámara con precisión por entre los peldaños del edificio y no deja nada al azar en habitaciones abigarradas y repletas de detalles. Muy interesante el encuadre desde el portal en el que vemos a la derecha la escalera y a la izquierda el cuarto de Doña Juana.

Es un plano recurrente dentro de un trabajo de dirección interesante. Pese a ello, le cuesta encontrar un pulso hábil que transmita realmente lo que pasa por la atormentada cabeza de un protagonista desquiciado que exige a Eneko Sagarduy una introspección más allá de los límites necesarios. Tampoco el resto de personajes permite el lucimiento de los actores. Especialmente el de una Natalia de Molina tan eficiente como desaprovechada.

Fecha de estreno: 13 de abril de 2022 (110 minutos)

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: