Saltar al contenido

Mamá no enRedes (3,9/10)

27 junio 2022
Mamá no enRedes

Mamá no enRedes – Un Waterloo muy particular

Clara, una cirujana plástica, se abre a nuevas experiencias y se adentra en una app de citas. Cuando su hijo veinteañero se encuentra en la Red con su perfil decide embarcarse, junto a su hermana, en una delirante aventura para boicotear los ligues de su madre.

¿Hasta qué punto debe inmiscuirse un joven en la vida privada de su madre? Tal vez había que poner en paralelo la libertad que quieren, y necesitan los hijos, y las que corresponden a sus progenitores. Especialmente, cuando estos se encuentran sin pareja y deciden rehacer su vida o, cuando menos, disfrutar de lo que ésta le ofrece. Cuando Clara -Malena Alterio- opta por TILINK, una app de citas y su hijo Dani -Óscar Ortuño- lo descubre, le hace ver que la Red está repleta de francotiradores del sexo; hombres que prometen en falso y te dejan tirada.

Es una opinión. Probablemente, si el guion entrase a fondo en esa dialéctica hubiera merecido un mayor respaldo. La argentina Daniela Féjerman se ha lanzado a tumba abierta por el lado más fácil, enlazando situaciones en una comedia de enredo que se va ofuscando cada vez más y que obliga a una decisión final salomónica en la que solo falta que los protagonistas canten Mamma mía! para sentirnos todos más eufóricos y felices. La interpretación no ayuda a convencernos de que la propuesta tiene más valores de los que muestra.

Del divorcio a nuevos posibles amores

Clara, que se muestra como una experta cirujana plástica, ha sufrido con sureciente divorcio de Mario -Antonio Garrido- cuando dejó embarazada a Alicia -María Castro-, su nueva pareja. Aparte de su trabajo, solo tiene confianza con su amiga Raquel -Eva Ugarte-, por lo que termina buscando en TILINK una ventana su apertura. Dani descubre a su madre navegando en la APP y cuenta con la ayuda de su hermana Milena -Sofía Oria-, para desbaratar unos planes que consideran innecesarios y peligrosos.

Sucede que consiguen el efecto contrario mientras es el propio veinteañero el que se lía con Raquel. En ese caso, nada le parece contra natura, pero pone el grito en el cielo al saber que su madre se ve de forma intermitente con Leo -Juan Grandinetti-, un joven emprendedor de origen argentino. También hace lo propio con Franco -Ben Temple- su viejo amor de su juventud, y con Ernesto -Antonio Pagudo-, con quien disfruta de la bucólica vida en el campo.

La anécdota prima sobre cualquier cuestión

Tres hombres y tres propuestas absolutamente distintas que van desde lo imprevisible a la seguridad, pasando por una coexistencia más intelectual. Como en el caso del musical y el film basado en las canciones de Abba, hay tres opciones. No hay que discernir acerca de la paternidad de alguno de ellos, porque en este caso, se trata de una futura vida en común sin ánimo inicial de incrementar la familia.

Las posibilidades que ofrece la historia se tiran por la borda en aras de buscar la risa fácil que, finalmente, se consigue más por obligación que por necesidad. Hay más de vodevil artificioso que de propuesta seria. Algo muy común en los trabajos de Féjerman excepto cuando se ha decantado por el drama. Sin duda, La adopción es su momento culmen hasta la fecha. Con respecto a la comedia romántica, véase A mi madre le gustan las mujeres o Semen, una historia de amor, se centra más en la anécdota que en propuestas realmente interesantes.

Fecha de estreno en España: 1 de julio de 2022 (107 minutos).

Mamá no enRedes – Un Waterloo muy particular

Clara, una cirujana plástica, se abre a nuevas experiencias y se adentra en una app de citas. Cuando su hijo veinteañero se encuentra en la Red con su perfil decide embarcarse, junto a su hermana, en una delirante aventura para boicotear los ligues de su madre.

¿Hasta qué punto debe inmiscuirse un joven en la vida privada de su madre? Tal vez había que poner en paralelo la libertad que quieren, y necesitan los hijos, y las que corresponden a sus progenitores. Especialmente, cuando estos se encuentran sin pareja y deciden rehacer su vida o, cuando menos, disfrutar de lo que ésta le ofrece. Cuando Clara -Malena Alterio- opta por TILINK, una app de citas y su hijo Dani -Óscar Ortuño- lo descubre, le hace ver que la Red está repleta de francotiradores del sexo; hombres que prometen en falso y te dejan tirada.

Es una opinión. Probablemente, si el guion entrase a fondo en esa dialéctica hubiera merecido un mayor respaldo. La argentina Daniela Féjerman se ha lanzado a tumba abierta por el lado más fácil, enlazando situaciones en una comedia de enredo que se va ofuscando cada vez más y que obliga a una decisión final salomónica en la que solo falta que los protagonistas canten Mamma mía! para sentirnos todos más eufóricos y felices. La interpretación no ayuda a convencernos de que la propuesta tiene más valores de los que muestra.

Del divorcio a nuevos posibles amores

Clara, que se muestra como una experta cirujana plástica, ha sufrido con sureciente divorcio de Mario -Antonio Garrido- cuando dejó embarazada a Alicia -María Castro-, su nueva pareja. Aparte de su trabajo, solo tiene confianza con su amiga Raquel -Eva Ugarte-, por lo que termina buscando en TILINK una ventana su apertura. Dani descubre a su madre navegando en la APP y cuenta con la ayuda de su hermana Milena -Sofía Oria-, para desbaratar unos planes que consideran innecesarios y peligrosos.

Sucede que consiguen el efecto contrario mientras es el propio veinteañero el que se lía con Raquel. En ese caso, nada le parece contra natura, pero pone el grito en el cielo al saber que su madre se ve de forma intermitente con Leo -Juan Grandinetti-, un joven emprendedor de origen argentino. También hace lo propio con Franco -Ben Temple- su viejo amor de su juventud, y con Ernesto -Antonio Pagudo-, con quien disfruta de la bucólica vida en el campo.

La anécdota prima sobre cualquier cuestión

Tres hombres y tres propuestas absolutamente distintas que van desde lo imprevisible a la seguridad, pasando por una coexistencia más intelectual. Como en el caso del musical y el film basado en las canciones de Abba, hay tres opciones. No hay que discernir acerca de la paternidad de alguno de ellos, porque en este caso, se trata de una futura vida en común sin ánimo inicial de incrementar la familia.

Las posibilidades que ofrece la historia se tiran por la borda en aras de buscar la risa fácil que, finalmente, se consigue más por obligación que por necesidad. Hay más de vodevil artificioso que de propuesta seria. Algo muy común en los trabajos de Féjerman excepto cuando se ha decantado por el drama. Sin duda, La adopción es su momento culmen hasta la fecha. Con respecto a la comedia romántica, véase A mi madre le gustan las mujeres o Semen, una historia de amor, se centra más en la anécdota que en propuestas realmente interesantes.

Fecha de estreno en España: 1 de julio de 2022 (107 minutos).

Anuncio publicitario

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: