Saltar al contenido

Los perdonados (The Forgiven) (5,7/10)

29 julio 2022
Los perdonados

Una pareja adinerada al borde del divorcio viaja desde Londres a Marruecos para asistir a un fin de semana a todo lujo en el suntuoso hogar sahariano de unos amigos. Lo que prometía ser una gran festividad acabará convirtiéndose en una cita que, en el peor de los sentidos, ninguno olvidará jamás.

Particularmente, disfruto mucho más con las películas que John Michael McDonagh ha rodado en su Irlanda natal que las dirigidas con financiación del Reino Unido. Me parecen menos artificiosas y bastante certeras. Son los casos de El irlandés y Calvary, donde contaba con Brendan Gleeson como ejecutor de sus personajes principales. Ahora, se ha encontrado con la novela de Lawrence Osborne que él mismo ha adaptado a la pantalla. El cineasta mantiene la misma pulcritud de siempre, sobre todo cuando el número de personajes es reducido.

El matrimonio principal y el aborigen que constituyen el triángulo principal de la tragedia están cuidadosamente delineados. No así el resto de roles, cuya presencia es interesante por lo que respecta a Tom Day -Christopher Abbott-, Matt Smith -Richard Galloway- y Hamid -Mourad Zaoui-. Los demás, van diluyéndose como un objeto que se esconde entre las arenas del desierto. La excusa es una fiesta para celebrar la remodelación de la suntuosa mansión que Richard comparte con su pareja, Dally Margoliss -Caleb Landry Jones-, un borracho sin fisuras.

Un accidente mortal

El alcohol juega también su importancia en el caso de David Henninger -Ralph Fiennes-, que acude a la cita, a cuatro horas de viaje de Tánger, junto a su esposa estadounidense Jo -Jessica Chastain-, amiga de los anfitriones. El matrimonio naufraga y se aventura el divorcio. Por eso no puede extrañar que ella tenga una aventura con Tom, el donjuán analista financiero neoyorquino. Antes, cuando estaban perdidos por una pista del desierto, atropellan a un muchacho llamado Driss causándole la muerte.

Nada hubiera pasado, después de que la policía declarase un accidente fortuito, si no hubiera aparecido el padre del fallecido, Abdellah Taheri -Ismael Kanater- para reclamar que se cumpla una tradición. David deberá acompañarle a su casa en las montañas para enterrar juntos a Driss. Mientras el británico hace conjeturas acerca de la posibilidad de que Abdellah pueda pertenecer al ISIS, o sobre la cantidad de dinero que le pedirá a cambio de la vida de su hijo, en la mansión que dejaron atrás la vida sigue como si nada.

Llegan, incluso, más invitados, sin que McDonagh sepa qué hacer realmente con ellos. Donde sí se detiene es en tres aspectos globales que atañen a los occidentales, los autóctonos y la servidumbre. Los primeros se entretienen en su hedonismo y en todos los excesos imaginables, al tiempo que miran por encima del hombro a los criados que, a su vez, los consideran infieles.  Destaca Hamid, cuyas sentencias constituyen las líneas de diálogos más imaginativas y que están trasladadas fielmente desde la novela.

Personajes reprobables

Finalmente, está el dolor del padre que pierde a su único hijo. De rostro impenetrable, vemos como el padecimiento le va minando cuando está junto a David, el personaje que más evoluciona en el film. Los dos actores que les representan consiguen estar a la altura, como también Jessica Chastain, atractiva como siempre. Mirándolo bien, no podemos salvar a ninguno de los caracteres en lo que se refiere a su comportamiento. Todos son reprobables y el director no se afana en salvarlos. Muy al contrario, los expone con frialdad.

Condenados o perdonados. La película debe dramatizar las situaciones, pero seremos nosotros quienes extraigamos las consecuencias. Lo que no consigue superar su responsable, aparte de la diáspora de sus personajes, es centrar su propuesta en determinados aspectos. Pasa de puntillas acerca de la relación entre los invitados y apenas hay cohesión entre ellos, salvo raras excepciones. Se reduce, por tanto, a tres departamentos que parecen aislados por barreras de igual forma que una fuerte verja y los respectivos muros aíslan el casoplón-oasis del desierto.

Fecha de estreno en España: 29 de julio de 2022 (117 minutos).

Anuncio publicitario

From → Cine

Deja un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: