Skip to content

Mi perfecta hermana (Min lilla syster – My Skinny Sister) (**)

31 mayo 2016

Stella va para figura del patinaje, y su hermana pequeña Katja la admira, pero también está celosa de su éxito porque quiere seguir sus pasos. Un día, descubre que Stella padece anorexia en un desgarrador intento de mejorar en su disciplina. En principio, guardará el secreto, pero el amor por su hermana la obliga a confesar su padecimiento.

Con este largometraje, la sueca Sanna Lenken se alzó con varios premios en distintos festivales, sobresaliendo el Oso de Cristal en la Berlinale. Partiendo de una experiencia propia, muestra la crueldad de la anorexia, centrada en la vivencia de dos hermanas. Stella –Rebecka Josephson- es una aplicada especialista de patinaje sobre hielo y Katja –Amy Deasismont-quiere seguir sus pasos, aunque no tiene la capacidad suficiente pare ello.

La pequeña es más bien regordita y desea alternar sus estudios con el patinaje porque está enamorada de Jacob –Maxim Mehmet- el profesor de su hermana. Sus celos con respecto a ésta quedan patentes cuando sus padres –Henrik Norlén y Annika Hallin- regalan a Stella, una muchacha atractiva y de físico escultural, un precioso vestido azul de competición y ella se lo pone en secreto. Disfruta viendo las evoluciones de su familiar sobre el hielo pero ella es un patito feo en los entrenamientos debido a su físico y su escasa elasticidad. Por eso no consigue pasar de nivel y entrenar bajo las órdenes de Jacob, como era su propósito.

Aunque Katja, que escribe en secreto un diario sensual, apenas se priva de nada, Stella empieza a rechazar las patatas fritas para, casi de inmediato, despreciar casi todos los alimentos que se le ofrecen. Sufre mareos y vómitos al tiempo que su carácter se ve alterado, con fases muy irritables. La pequeña  amenaza con advertir a sus padres, pero teme que también sea desvelado su secreto literario. No obstante, llega a un punto límite. Temiendo que pueda perder a Stella, termina confesando su enfermedad.

Lenken, autora también del guion, expone los datos con naturalidad, sin cebarse en los problemas. Podría parecer, a primera vista, que Stella está embarazada, pero su renuncia a los alimentos hablan de otra realidad. Probablemente, es el mejor relato sobre la anorexia llevado al cine hasta el momento, si bien es verdad que la exposición es bastante fría. Quizá, producto de la cinematografía de procedencia.

Tanto Lasse como Karlin, los padres de los protagonistas muestran reacciones muy contenidas. Incluso, cuando la profesora de Katja les comunica que su hija se está relajando en sus estudios y se queda por detrás de la media de la clase. Tampoco ofrecen rebeldía o ansiedad cuando les certifican la enfermedad de Stella. Posiblemente, debido al natural carácter nórdico. Todo ello redunda en que el ritmo sea pausado y que se mezclen escenas que podían haberse aligerado.

A pesar del drama que afecta a la familia, la exposición también es contenida. No cae en la facilidad lacrimógena y las secuencias relajantes funcionan bastante bien, como aquella en la que Stella y su mejor amiga, Iga –Ellen Linbom-, saborean un tomate como si estuvieran besando a un chico. El retrato de la conflictiva intimidad de las dos hermanas resulta veraz y efectivo. A ello, colaboran sus dos actrices, en especial Amy Deasismont. En su primera aparición en la pantalla grande se muestra como toda una veterana.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: