Skip to content

Demonios tus ojos (**1/2)

15 mayo 2017

Un director de cine asentado en Los Ángeles decide regresar a España después de haber visto en una web a la pudiera ser su hermanastra como protagonista de un vídeo porno. Su deseo no es otro que conquistarla y como primer paso coloca una cámara en su habitación desde la que observa sus movimientos íntimos.

En una entrevista inicial a bordo de un tren mediante un plano secuencia, Oliver –Julio Perillán- se confiesa a raíz de su último film. Le interesa la pérdida de la inocencia, y mantiene una relación no del todo balsámica con Kareen, una chica adicta al alcohol. Poco después, visitando webs de contenido erótico se detiene observando un vídeo protagonizado por quien él entiende que podría tratarse de su hermanastra, quince años menor. Es la razón por la que regresa a España, aunque sus intenciones sean otras.

El punto de partida del cineasta Pedro Aguilera es inquietante. Asegura que en el guion definitivo se ha eliminado algo de la sensualidad presente en cada una de las secuencias. Parte del voyerismo para recalar en el incesto, pero solamente son dos aristas del concepto general, volcado más en la posesión, en el egocentrismo y, en definitiva, en la dominación. Cuando Oliver llega a España no tarda en relacionarse con su hermanastra, Aurora -Ivana Baquero, la niña de El laberinto del faunoquien, desde ese momento, no muestra el mismo interés que hasta entonces por su novio Carlos –Nicolás Coronado-.

En su afán por aproximarse cada vez más, el cineasta coloca una cámara en el dormitorio de Aurora desde donde espía sus movimientos, principalmente sus encuentros con Carlos hasta que, poco a poco, el deseo sexual se demuestra por ambas partes. La película está filmada en 4:3, lo que ayuda a la visión de la cámara en la ficción, semejante a la de un ojo de buey que, colocada estratégicamente, ofrece la perspectiva necesaria de lo que sucede en la habitación de la muchacha. Ni siquiera el novio de ésta, o el interés por Oliver de su mejor amiga, Natalia –Lucía Guerrero-, poseen la suficiente fuerza como para invertir la inercia principal.

La clave principal de la propuesta la encontramos en un video de Kareen visionado por Aurora, y la secuencia final, en la que se nos remite a Holocausto caníbal, film de culto dirigido en 1980 por Ruggero Deodato, una especie de antecedente de La Bruja de Blair en la Amazonía y con la antropofagia como pretexto. Sirve como explicación a lo que ha sucedido hasta entonces en la pantalla. De ahí la consideración de dominancia de que hablábamos al principio en una exposición que parte de una propuesta atractiva pero cuyo desarrollo se va debilitando paulatinamente.

La historia rememora el tema Sister, de Prince, cuando hace referencia de que tenía dieciséis años y ella, que no llevaba nunca ropa interior, lo doble. El guiño a la vestimenta se efectúa cuando Carlos se sorprende de que Aurora lleve puesto un tanga, prenda inhabitual en ella. Sin embargo, la canción que ejerce como leitmotiv es Sister Europe, de Psychedelic Furs, quizá por motivos de royalties. Da una idea de la propia propuesta punk de Pedro Aguilera, que firma su mejor trabajo hasta la fecha aunque podría ser bastante mejorable. Especialmente a raíz de cuando se produce el encuentro sexual de los hermanastros. El guion, con algunos errores, se debilita; y la propuesta inicial, perniciosamente atractiva, se diluye en un contexto que no le hace justicia.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: