Saltar al contenido

La vida y nada más (**1/2)

11 diciembre 2017

Las cosas tal y como son

Una madre soltera sobrevive día a día en un barrio marginal de una población al norte de Florida. Se vuelca en su hija pequeña mientras el mayor, de catorce años, la desprecia y coquetea con la delincuencia. Está a punto de seguir los pasos de su padre hasta que llega el momento en que se enfrenta a la justicia.

La segunda película del madrileño Antonio Méndez Esparza se presentó en el Festival de San Sebastián donde consiguió subirse al palmarés con dos premios menos. Sin duda, se premiaba la honestidad de una propuesta rodada con actores no profesionales que conservaron en el film su nombre real. La acción se desarrolla al norte de Florida, donde fue rodado este largometraje, escrito por el propio Méndez Esparza. Sus personajes son de color, trabajadores pertenecientes a un estrato social  bajo en el caso de los adultos.

Regina –Regina Williams- es una madre soltera que trabaja en una hamburguesería de una pequeña localidad. Dejó los estudios universitarios para dedicarse a sus dos hijos, una niña de corta edad –Ry’nesia Chambers- y un muchacho de catorce años –Andrew Bleechington-, que la desprecia. Es un chico reservado, que acude al instituto donde sus profesores intenta formar a los alumnos dentro de la ley para llevarles por la camino de la responsabilidad.

En la calle, mantiene compañías poco recomendables que intentan convencerle para que traspase la legalidad, aunque ya cuenta con antecedentes penales. Todo apunta a que seguirá los pasos de su padre, actualmente en prisión, que le escribe cartas sin respuesta desde la celda aconsejándole que vaya por buen camino. El chico desearía tener más comunicación con su él, pero hace años que no le ve y su natural callado hace el resto.

Un día llega a la hamburguesería Robert –Robert Williams-, recién llegado a la población, que intenta convencer a Regina para que salgan juntos. Pero ella apenas tiene tiempo para nada. Ha de ocuparse de su trabajo, de sus hijos y de la casa. Tras encontrarse fortuitamente, accede a cenar con él. Finalmente, Robert se instala en el domicilio de la mujer ante la reprobación de Andrew. Cuando queda embarazada, los dos hombres le preguntan qué es lo que piensa hacer con el bebé y surgen las discusiones que derivan con los dos varones fuera del hogar.

Méndez Esparza refleja en su guion la existencia de personas marginadas que pugnan por sobrevivir. Sus personajes son auténticos y quienes los representan resultan absolutamente creíbles. Con unos planos larguísimos, la puesta en escena es uno de los aspectos más flojos de la producción. Se pretende reflejar la vida en la América profunda, pero la colocación de la cámara y el deseo de mantener el plano obligan a que muchos de los diálogos se pronuncien fuera de foco. Como recurso, está bien, pero su la insistencia en ello no resulta tan digerible.

De todas maneras, hay un aspecto en la propia creación que nos resulta más chocante y discutible. Para contar una historia que relata la vida misma, las cosas tal y como son, no hacía falta ir a rodar a Florida ni centrarla allí. La propuesta es universal, y en nuestro país se pueden encontrar ejemplos tan dramáticos. Además, la presencia de actores no profesionales y el rodaje en inglés obliga a un doblaje pulcro que lima la intensidad del relato.

El drama se centra en una mujer culta pero vehemente porque le obligan a serlo. Sabe lo que quiere y mantiene su independencia porque ha experimentado lo suficiente para saber su lugar en el mundo. Ante todo, quiere sacar adelante a sus hijos, y por ellos ha dejado los estudios y sobrevive con su trabajo. Le preocupa especialmente Andrew, y lucha sin desánimo para allanar el camino en sus relaciones. La presencia del muchacho ante los tribunales dictará sentencia en todos los sentidos. Sin cargar las tintas ni tomar partido, se aborda la intolerancia y la exclusión social. Se trata de una historia pequeña que aparenta más grande porque se antoja verídica y, sobre todo, cercana. Ese es su mayor mérito junto a mirar de frente a sus personajes.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: