Saltar al contenido

Los Hermanos Sisters (The Sister Brothers) (****)

9 mayo 2019

¡Qué viva el western!

Charlie y Eli no sienten remordimientos cuando han de matar a alguien. Los dos hermanos son contratados para asesinar a un buscador de oro. Desde Oregón a California, su búsqueda pondrá también a prueba la cohesión de ambos en un peregrinaje lleno de violencia que les lleva hasta California.

Tal vez teníamos necesidad de recuperar uno de los géneros cinematográficos por antonomasia. Es cierto que westerns se han seguido produciendo, pero no lo es menos que llegan a nuestras pantallas a cuentagotas. Por eso cuando se presenta una de estas producciones la recibimos con sumo interés. Máxime si como sucede en este caso posee unos valores innegables.

La acción se desarrolla en 1851, en plena fiebre del oro, pero cuando la civilización avanzaba de manera inexorable hacia el Oeste. De ahí que uno de los hermanos protagonistas haga hincapié en que hay lugares donde ya no se desenfunda tan rápido y los territorios sin ley tampoco son tan abundantes como años atrás. Ellos son Eli Sisters -John C. Reilly- y Charlie Sisters -Joaquin Phoenix. Este último ha nacido para matar. Lleva la pólvora en la sangre. Su hermano pequeño aspira a una vida menos intensa.

Su responsable es Jacques Audiard, uno de los cineastas franceses más fiables del momento. Autor, entre otras, de Un profeta y De óxido y hueso. Esta propuesta, por la que ganó el premio al mejor director en Venecia, conforma con las dos citadas su terna más celebrada hasta el momento. Atrás quedaron los trabajos de John Ford o Raoul Walsh. En este caso se puede establecer una línea directa con Arthur Penn, San Peckimpah, Clint Eastwood y un pequeño porcentaje de Sergio Leone. Hablamos de lo que se ha dado en llamar western crepuscular, donde los horizontes no son tan limpios y el entorno aparenta ser menos ecológico.

Sin embargo, se pueden encontrar en su interior las claves esenciales del género tamizadas por el gusto europeo. Es interesante comprobar que, tratándose de una coproducción entre varios países, en la que también se integra Atresmedia, no lo parece en absoluto. El amor fraterno se resalta a lo largo de las dos horas de metraje. Se trata de una película para degustar porque se encuentra todo en su justa medida, incluida una violencia que para nada se presenta gratuita. Podríamos decir que incluso resulta sorprendente.

Los dos hermanos serían unos cazarrecompensas, pero en el sentimiento europeo no son otra cosa que matones. El Comodoro -Rutger Hauer- les encarga el asesinato de un buscador de oro, Hermann Kermit Warm -Riz Ahmed- que una vez le traicionó. Con anterioridad, había solicitado los servicios de un detective privado llamado John Morris – Jake Gyllenhaal-, quien termina aliándose con la posible víctima. Se inicia de esta manera una travesía por el Salvaje Oeste llena de peligros e incertidumbres, de trampas y advertencias. Dos cabalgan juntos, en este caso dos hermanos. Búsqueda y venganza, como en los viejos tiempos. Persecuciones con la sangre derramada como denominador común.

Los Sisters vivirán todo tipo de peripecias, pasando por el ataque de un oso que prácticamente devora un caballo, o la picadura de una araña venenosa. No faltará el clásico burdel en el que la Señora Mayfield -Rebecca Root- intentará retenerlos para que caigan en las garras de unos pistoleros. Así llegan a San Francisco, donde se hará más evidente la forma de pensar de los hermanos. Sus desacuerdos con vistas al futuro llegan a enfrentarlos violentamente y antes de que la acción se resuelva definitivamente en Oregón asistimos a un episodio llamativo en plena fiebre del oro. Un invento químico permite que el oro aparezca desligado del agua.

La fotografía, y especialmente el sonido, completan en el apartado técnico la magnífica aportación de Audiard, que crece en cada secuencia y aporta novedades inesperadas a cada paso. El elenco artístico le da un buen espaldarazo. La química entre los intérpretes que encarnan a los dos hermanos emerge de manera sustancial de principio a fin. El ímpetu de Charlie se contrapone con el pacífico alcoholismo de su hermano.

La vis cómica de Reilly brilla en todo su esplendor y supone el contrapunto a una violencia que se advierte desde el primer momento. En la secuencia inicial los Sisters asesinan a una familia sin motivo aparente. Buscan a Blount -Patrice Cossonneau- y no hay nada que se interponga en su camino. Basada en la novela de Patrick Dewitt fue rodada íntegramente en España y se trata del primer filme dirigido por Audiard hablado íntegramente en inglés.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: