Saltar al contenido

De la India a París en un armario de Ikea (The Extraordinary Journey of the Fakir) (***)

10 mayo 2019

La odisea del mago

Un joven estafador de Mumbai decide, a la muerte de un ser querido, viajar a París con un billete falso de cien dólares en busca de su padre. Un periplo que se convierte en odisea cuando aparece en Londres tras pasar por España y llegar a Trípoli y Roma antes de regresar nuevamente a la Ciudad Luz.

La traducción literal del título de esta coproducción con mayoría de capital francés, es El extraordinario viaje del faquir. Desde luego, mucho más acertado que el español en relación a su contenido. También se podría haber optado por recurrir a Louis Vuitton o a un globo aerostático. Un armario, una maleta, o un ingenio aeronáutico que termina en un buque pirata en medio del Mediterráneo sirven de medio de transporte para terminar en Londres, algún lugar de España, Trípoli, Roma y la capital francesa.

El que sufre todo ese periplo es Ajatashatru Lavash Patel, más conocido por Aja. Lo interpreta Dhanush, un ídolo de Bollywood que completa un reparto to con el veterano Gérard Jugnot como un taxista carismático y dos nominados al Oscar: Barkhad Abdi, que lo consiguió por Capitán Philips y que da vida a un inmigrante llamado Wiraj; y Bérénice Bejo, que optó a la estatuilla por The Artist y que en su papel de Nelly se marca un baile bastante exigente con el protagonista. Aunque la historia está basada en una novela escrita por Romain Puertolas, no se evitan los números musicales tan apreciados en el cine indi. El otro más significativo tiene lugar en una aduana británica con Ben Miller como figura principal.

Ken Scott, un cineasta que hasta ahora no se ha caracterizado por propuestas interesantes, ha conseguido la que hasta ahora es su mejor película. Rebosa humor y está rodada con talento desde que se inicia en Mumbay, donde Aja es un raterillo desde su infancia. Lleva a cabo sus fechorías junto a sus dos primos y, de tanto insistir, ha perfeccionado una serie de trucos de magia que le ayudan a conseguir su propósito.

No sabe quién es su padre y pregunta a su madre Siringh -Amrutha Sant- sobre cada hombre adulto que se cruza en su camino. Solo cuando fallece ella de forma prematura encuentra una serie de cartas firmadas por su progenitor fechadas en París. Decide viajar a esa ciudad, atraído también por un catálogo de Ikea. Lo hace con un billete de cien euros falso y todo el ánimo del mundo, Como es lógico, visita esos grandes almacenes y se encuentra con Marie Rivière -Erin Moriarty-, de la que se enamora a primera vista y con la que se cinta al día siguiente en la Torre Eiffel. No llegará la cita.

Quedarse dormido en un armario de Ikea puede hacerte aparecer en Londres, pero también tiene sus peligros entrar en un baúl de Louis Vuitton, porque quizás desembarques en Roma, o subirte a un globo huyendo a la carrera. y es que Aja, desde muy joven, está acostumbrado a ser perseguido por la policía. También a que le tomen por un faquir debido a sus trucos de magia. De esta forma llegará a España, a Trípoli y, finalmente, a la Ciudad Eterna, a la que accederá en el avión privado de Nelly Marnay, a quien le caerá en gracia. En la Fontana de Trevi efectuarán sus respectivos deseos antes de París.

¿Esta historia puede ser verdad? Sabemos que la realidad supera a la ficción, pero desconocemos hasta qué punto Aja adorna una aventura que culmina cuando encuentra que hay valores verdaderos que están por encima del dinero y la supuesta zona de confort. El protagonista relata su odisea a unos chavales condenados a prisión. Aprovecha para fundirse con la ternura y relatar un episodio vivido en primera persona por el personaje central cuando, siendo niño, también dio con sus huesos en la cárcel.

Narrada con agilidad, la película nos invita a ser optimistas y a perseguir nuestros anhelos. Hay humor y cierta crítica, principalmente por lo que se refiere a la actitud de distintos países europeos con la inmigración. También incide sobre las escasas esperanzas de los más pequeños en la Península Indostánica, aunque siempre se aporta un rayo de luz y una esperanza. Pese a lo que no hace pensar el título en castellano, su argumento raya en el absurdo, aunque sin apoyarse en él en ningún momento.

Hay concesiones tanto a la cinematografía occidental como a la de Bollywood, lo que puede sorprender en algunos pasajes. La letra de la canción que el oficial Smith obliga a cantar también a Aja encaja perfectamente en el guion y en ella hay referencias a personalidades deportivas como Rafa Nadal y a ciudades como Sevilla, Barcelona y Burgos.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: