Saltar al contenido

Un atardecer en la Toscana (Dolce fine giornata) (***1/2)

23 junio 2019

¿Quién protege a quién?

Una poetisa polaca de espíritu libre, ganadora del Nobel, vive con su familia en la Toscana. Mantiene un idilio secreto con un joven de la zona y, a raíz de un suceso que les afecta a ambos efectúa unas declaraciones que desembocan en un auténtico revuelo social para el que no estaba preparada.

Desde Polonia, pero con acento italiano, llega un largometraje que, partiendo de una situación familiar dramática, analiza con inteligencia el momento político y social de la Europa de hoy. Muestra el crecimiento de la xenofobia, los problemas relacionados con la inmigración y sacude ciertas bases establecidas. Lo hace a través de una elegancia inusual, favorecida por el entorno de la Toscana, por un guion que muestra entre líneas mucho más de que en la superficie, y por el trabajo de su intérprete principal, ganadora sin reparos en el Festival de Sundance.

Todos están junto a la poetisa Maria Linde -Krystyna Janda- el día de su cumpleaños. Tanto allegados como admiradores se esfuerzan por encontrarse cerca de una ganadora del Nobel. Entre ellos, un periodista de Le Monde -Robin Renucci- con el objeto de tener una entrevista que la escritora le niega al insistir en su retiro, y el jefe de la policía local, Lodovici -Vincent Riotta-, ansioso de codearse con una figura de talla mundial. Se habla de varios temas, de la inmigración, el terrorismo y de una escultura que se eleva en la plaza del pueblo como si de una jaula se tratase. ¿Para proteger a la población de un delincuente, o para que este no sea linchado por la población?

María, de ascendencia judía, se refugia en la lectura cuando los demás componentes de la familia buscan ansiosos a su nieto menor, desaparecido durante un ingenuo juego del escondite. Siguen su pista su abuelo Antonio -Antonio Catania-, su madre Anna -Kasia Smutniak- y su hermana mayor. Finalmente se advierte a la policía y Lodovici pone todos los medios necesarios para encontrarlo. Otra jaula. Esta vez en la carretera.

Finalmente aparece el chaval. Lo llevaba a casa el propietario de un bar, Nazeer -Lorenzo de Moor-, de quien las autoridades desconfían. No así la protagonista, porque mantiene con él un romance secreto. Se trata de una relación más intelectual que física, ya que ambos hablan de asuntos muy diversos y enriquecedores por las dos partes hasta que un atentado terrorista desata una serie de incidentes que afectan a los dos personajes. La acción es determinante como para que la galardonada rechace el Nobel.

Los atardeceres en La Toscana son muy atractivos. En el atardecer también se encuentra María, y muy posiblemente lo sea también para una cultura europea que tiene que hacer frente a una diversidad de problemas con los que no contaba. Un ocaso colectivo que también afecta al aura de la protagonista. En una entrega de premios locales llega a comparar una acción terrorista a gran escala con una notable expresión artística. Una posición inesperada que tiene sus lógicas consecuencias.

El guion es muy sólido, prácticamente sin fisuras, aunque el conjunto podría haberse estirado algo más de la hora y media para detenerse en aspectos que se ofrecen con pinceladas, aunque con un trazo suficientemente grueso como para tenerlas en cuenta. Pestañear podría significar perderse uno de los detalles importantes que propone Jacek Borkuch en su mejor trabajo tras las cámaras hasta el momento. Su planteamiento es inteligente y afronta temáticas profundas sin tomar partido., lo que valora más su trabajo.

También hay defectos, y algunos son técnicos que acompañan a esas líneas de guion que hablan en un nivel más bajo. La fotografía de Mychal Dymek es por momento magnífica, especialmente en exteriores cuando la niebla extiende su manto en el valle. Otros pasajes resultan menos atractivos a causa de una iluminación poco efectiva. La partitura de Daniel Bloom acompaña perfectamente la acción, pero en la sala de montaje se deberían haber limado brusquedades, sobre todo en aquellos momentos en que la música parece cercenada cuando se debiera haber optado por una despedida con mayor suavidad.

Anuncios

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: