Saltar al contenido

Varados (****)

29 septiembre 2019

Tu nombre es refugiado

Miles de refugiados procedentes de Asia aguardan a que Europa les acoja. Ya sea en pisos ocupados en una ciudad o en campos destinados para acogerlos, viven día tras día con un pasado para olvidar y un futuro que no llega nunca. La documentación es el bien anhelado para seguir adelante.

El drama de los refugiados nos muestra en la pantalla una nueva vuelta de tuerca gracias al último trabajo de Helena Taberna, una cineasta comprometida con los temas sociales que brilla con una luz más rutilante cuando se sumerge en el documental. Varados fue la producción elegida para inaugurar la sección Zinemira de la última edición del Festival de San Sebastián. Lejos de referirse a circunstancias más recurrentes, como las tragedias en torno al estrecho de Gibraltar, se centra en la situación de los refugiados -varados- en Grecia merced a una iniciativa de la ONG Zaporeak.

El escenario que no puede evitarse es el Mediterráneo, el mar que fue testigo del nacimiento de nuestra civilización. Miles de personas intentan cada año tener un futuro en Europa. Lo migrantes llegan en pateras o simplemente se convierten en polizones. Hay otra rama de este problema, más aceptada por las autoridades, pero no menos desdichada. Nos referimos a los refugiados que, procedentes de Asia, buscan unos horizontes que no existen en su país, devastado por la hambruna, la guerra o exterminación.

No faltan licenciados universitarios, o lisiados, como uno de los protagonistas de este relato, que no dudó en cruzar el mar y el desierto en silla de ruedas acompañado por su sobrino, cuyas piernas llegan a donde no pueden alcanzar las de su familiar. Como millares, vive en uno de los campos de refugiados que se ubican en Grecia. Saben que hay otra vida, pero no pueden acceder a ella sin la documentación pertinente, esa que no llega nunca.

Taberna nos muestra esos lugares, poblaciones en sí mismas. Sus ocupantes tienen libertad de desplazamiento, pero el problema es dónde ir. Dentro del campo hay tiendas de suministros y todo lo que se necesita para el día a día. La vida fluye con monotonía y desesperanza dentro del desencanto. Como dice el personaje antes mencionado, sabes que no va a conseguir lo que deseas. Al fin y al cabo, tu nombre es refugiado.

En ese aspecto hace hincapié la responsable de este filme. La impersonalidad domina el ambiente, incluso en los pisos ocupados de la capital ateniense. Ese es el principal mérito de esta propuesta, completada con una buena fotografía de Frodo García-Conde. Como islas rodeadas de un mar de civilización occidental. No renuncian a sus hábitos ni a sus creencias, pero el corazón de este cuerpo late débil y a un ritmo muy pausado. Todos ellos tienen una historia, un pasado que parece pertenecer a otra persona. El mundo a su alrededor casi se ha detenido y el Dia de la Marmota se repite sin sobresaltos.

Aunque la propuesta está centrada en Grecia, la autora huye de la odisea que presumiblemente ha debido de acompañar a cada uno de sus personajes principales. Lo que queda atrás no se olvida, pero queda en una nebulosa, como si perteneciera a otra persona. Suspendidos en el tiempo, anclados en un submundo viven con la impaciencia de un mañana con la desesperanza de que no llegará. Buen trabajo de Helena Taberna y gran iniciativa la de la ONG Zaporeak que, a raíz de ella lleva cocinando y repartiendo raciones de comida a los refugiados que viven en Atenas desde 2016.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: