Saltar al contenido

Fortuna (**12)

2 enero 2020

Inmigrantes en la nieve

Una joven etíope de catorce años se encuentra recogida, junto a otros inmigrantes, en un monasterio católico de los Alpes suizos. En ese lugar, amenazado por la perpetua nieve del invierno, conoce a un africano del que se enamora lo que desarrollará unos acontecimientos impredecibles.

El año 2018 fue prolífico para Bruno Ganz, fallecido en febrero de 2019, a punto de cumplir los 79. Acababa de participar en cuatro películas: La casa de Jack, El vendedor de tabaco, A Hidden Life y Fortuna. Después de haber rodado a las órdenes de Lars von Trier y Terrence Malick, destaca su presencia en esa producción del debutante Germinal Roaux, quien previamente había desarrollado sus trabajos artísticos en el campo de la fotografía y la literatura.

Para iniciar su carrera detrás de las cámaras ha escogido una historia con escasas concesiones. Está protagonizada por una inmigrante etíope de catorce años, llamada Fortuna –Kidist Siyum-, que ha sido acogida como tantos otros por un hospicio regentado por monjes católicos en plenos Alpes suizos. Se supone que llegó a Europa entrando por Lampedusa. Echa de menos a sus padres, con quien viajó en unas condiciones extremas debido a un mar extremadamente bravo. Nunca hacía visto llover tanto, recuerda.

Su existencia está ligada a la soledad. Mientras los monjes, entrados en años y encabezados por el Hermano Jean –Bruno Granz-, se afanan en sus quehaceres religiosos, ella vive con los demás en un aislamiento personal. En medio de un paraje inhóspito debido a la nieve del invierno, le dice a Campanita, una burra, que es su única amiga. A su alrededor, brilla el blanco inmaculado prácticamente sin hollar. Representa sus escasos momentos de asueto ya que la intimidad personal es la norma en el cenobio, incluso a las horas en que se reúne la comunidad. Apenas hay comunicación entre sus habitantes y ella se muestra contraria a instalarse con una familia de acogida en el valle. Pretende seguir esperando a su madre.

Cuando la policía irrumpe en el monasterio para llevarse a los inmigrantes ilegales, teme por el futuro. Sus papeles están en regla, pero sufre por su embarazo. Se ha enamorado de Kabir, un refugiado africano que le dobla la edad. Si se descubre su situación, él podría ser acusado de perversión de menores y terminar en la cárcel. Pero sin su amante ella ya habría muerto, le confiesa. En un lugar aislado, no sabe cómo interrumpir la gestación. ¿Acaso quiere hacerlo? Su hijo puede representar una razón para seguir adelante, una compañía y también una esperanza aunque de momento no sepa cómo afrontar el futuro.

Germinal Roaux pone el énfasis en las dificultades que presenta el entorno para cualquier inmigrante. Gente diferente, lugares novedosos cuyo peligro desconoce, y la posibilidad de que en cualquier momento la policía pueda intervenir abruptamente. Establece también un cierto paralelismo entre la adaptación de Fortuna y el modo de vida monacal. Los religiosos tienen como único fin la subsistencia para entregarse a un Redentor. De todas formas, la incomunicación marca de principio a fin todo el largometraje.

Todas estas cuestiones están tratadas de manera desigual. El autor acierta en algunas de sus propuestas y deja otras esbozadas o sin concretar demasiado. Lo hace a través de una bella fotografía en blanco y negro de Colin Lévêque. Sus encuadres optan por los planos cortos cuando quiere resaltar la soledad de sus protagonistas. Con una presentación 4:3, tiende en el resto a la languidez mediante imágenes constreñidas con la estrechez y limpieza de los decorados. Nos obliga a lanzar nuestra mirada al fondo de unos fotogramas que parecen tender hacia el infinito por mucho que tropiecen contra un muro o una puerta.

Hay que valorar un claro propósito de novedad en la factura técnica, aunque algunos planos resulten repetitivos. El futuro de la protagonista lo tendremos que imaginar. Quizás, ella misma tampoco está segura de lo que le depara el destino. Fortuna y Campanita, dos seres en busca de algo más que una compañía en el deambular hacia lo desconocido.

From → Cine

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: